En la era del «puedes lograr lo que te propongas», «eso es una excusa», «tienes que trabajar tu mentalidad y creencias» vengo a ser políticamente incorrecta y a decirte que no, la actitud no lo es todo.

A ver, déjame explicarme. Claro que la actitud, tus bloqueos y tus creencias tienen mucha relación con lo que te pasa o con cómo vives lo que te pasa. Pero no, no podemos controlar lo que nos pasa y tampoco podemos siempre controlar cómo reaccionamos a lo que nos pasa.

Podemos, si eso, aprender de ello, indagar, trabajar en nuestro autoconocimiento y ser cada día más conscientes de nuestro funcionamiento automático y así poder cambiarlo.

Pero no podemos dominar el mundo, oye. Aceptar nuestra humanidad, nuestra vulnerabilidad y que, en la vida real no hay tantísimo que está en nuestra mano porque la vida SIEMPRE manda, es el mejor trabajo de humildad que podemos hacer para nosotros mismos y para el mundo.

El año pasado, como respuesta a un post mío en redes sociales, alguien me dijo que si practicas mucho puedes llegar a controlar todo lo que te pasa, porque todo lo que te pasa lo atraes. Y que con mucha práctica pueden llegar a pasarte solamente cosas buenas.

Sinceramente, ¿cómo nos creemos tan poderosos? Esto es puro ego.

La vida siempre es lo que pasa mientras haces otros planes. Lo importante es cómo lo vives, si desde la aceptación, desde la lucha, desde el aprendizaje… Y qué evolución haces con todo esto. Es legítimo pasar tu proceso tal y como sea que ocurra. Y no pasa nada. No tienes que ser super woman y sentirte siempre alegre y feliz.

Las cosas desagradables y difíciles ocurren.

La gente muere, todo el mundo muere en algún momento.

Existen las enfermedades.

Existen las circunstancias familiares difíciles.

Existen las dificultades laborales o económicas.

Existe la gente que te trata mal.

La realidad es que la vida a veces se pone muy desafiante.

Enfócate en lo que sí está en tu mano, aprende todo lo que puedas de estas experiencias, que están ahí y las podemos aprovechar siempre, pero hazlo desde la humildad, desde la toma de responsabilidad y de decisiones coherentes contigo misma. Desde tu propio proceso de autoconocimiento y empoderamiento personal.

Y suelta la idea de que todo lo que te pasa es tu responsabilidad. Porque no es así.

Te lo cuento todo en este episodio del podcast, ¡dale al play!

Puedes escucharlo directamente aquí, en la cajita de abajo o escucharlo y suscribirte en Spotify, en iVoox, en las principales plataformas de podcasting y en mi canal de YouTube.

Aquí, en la página principal del podcast, puedes ver todas las plataformas disponibles y acceder a cada una de ellas directamente haciendo clic en el logo de la que más te interese.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Charlamos?