La semana pasada surgió este tema en redes sociales. Alguien publicaba esta foto que te pongo aquí debajo, indignada, diciendo que cómo el caldo de pollo podía tener un 95% de jamón y un 0.45% de pollo. Además, decían que cómo puede tener tan poca cantidad de pollo y venderlo como caldo de pollo.

Te reconozco que no soy de meterme en polémicas o ir a publicaciones ajenas a dar mi opinión cuando no me la han pedido, pero en este caso me arriesgué a ayudar a que comprendiera que lo que decía era erróneo.

Y les expliqué cómo funciona. Y pensé que seguro que es de utilidad para mucha gente contar esto.

En las etiquetas los ingredientes están ordenados de mayor a menor proporción, con lo que en un caldo, lo natural es que el ingrediente con mayor proporción sea el agua. Imagina cómo de saludable es un producto cuyo primer o segundo ingrediente es el azúcar.

Después vienen las verduras (6%), algunos ingredientes más y después el pollo (0.45%) y el jamón. La proporción de ingredientes que vienen dentro de un paréntesis hace referencia al ingrediente que está nombrado antes del paréntesis, por lo que el jamón no es un 95% de la receta, sino el ingrediente llamado jamón es un 95% jamón y un 5% sal y antioxidante. Cambia mucho el tema, ¿verdad?

Otra cosa es poder valorar si un 0.45% de la receta es suficiente o no para que lo llamen caldo de pollo o si nos están tomando el pelo. Parece un número muy bajo, pero teniendo en cuenta que el ingrediente que más contiene (después del agua) son las verduras y suponen un 6% de la receta, el porcentaje no puede ser muy alto.

No tengo la respuesta, imagino el caldo que yo hago, que lleva huesos diferentes y algunas verduras, y sí pongo más verduras que huesos, pero es imposible valorar si es un porcentaje similar a éste.

Pero lo que yo venía a contarte es cómo entender el etiquetado de los productos.

Y la mejor manera de no tener que preocuparte mucho por entender el etiquetado muy a fondo (hay mucho tema con ingredientes ocultos bajo otros nombres) es comprar lo mínimo con etiquetado y elaborar tus comidas con materia prima: proteína animal sin procesar, verduras, frutas…

Créeme, no es tan difícil como parece. Estamos muy acostumbrados a tirar de lo fácil, de lo procesado. Pero diría que es más un problema de cambios de creencias que de dificultad real en el día a día.

Y, además, ahorras en la compra del supermercado.

Si quieres aprender a organizarte y hacer tus comidas saludables, partiendo de materias primas de confianza, disfrutar de la comida, probar sabores nuevos y como consecuencia, mejorar tus niveles de energíadisminuir antojos de comida basura y picoteos varios, mejorar tu salud y los valores de tus análisis de sangre, te invito a venirte al Programa Menús Saludables para 30 Días .

Además, una vez te inscribes al Programa Menús Saludables para 30 Días puedes participar todas las veces que quieras en el grupo y tienes acceso al material desde tu inscripción y sin límite de tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Charlamos?