Muchas me contáis que os habéis comprado el hervidor de huevos del que tanto hablo en redes, pero no conseguís los huevos pasados por agua como los míos.

A continuación te enseño un vídeo que subí a mi cuenta de Instagram para que puedas percibir bien la textura de la que te hablo. A mí me gusta pelar la parte superior y vaciar los huevos en un bol, añadir algo de sal marina y listo, pero puedes comerlos directamente con cuchara sin sacarlos de su cáscara, claro.

Pues bien, te voy a contar el truco (del almendruco) para que te queden así.

En realidad no he descubierto la pólvora ni he hecho despegar un cohete de la NASA, no.

Bueno, a ver, antes de nada, te cuento de qué hablo cuando comento lo del hervidor de huevos. Como dice el Sombrerero Loco en Alicia en el País de las Maravillas (una de mis películas preferidas del mundo mundial desde que era pequeña): comienza por el comienzo (y cuando acabes de hablar, te callas).

El hervidor de huevos es un pequeño electrodoméstico completamente prescindible que te hace la vida más fácil por las mañanas (o en cualquier momento del día). Mira, te enseño una foto del susodicho (puedes verlo también en este enlace o haciendo clic en la imagen):

Su funcionamiento es más sencillo que el mecanismo de un botijo: viene con un soporte para los huevos (en la mayoría puedes meter hasta 7 si son medianos-pequeños, si son muy grandes seguramente no te quepan todos) y un vaso medidor que te indica la cantidad de agua que debes poner según el número de huevos que vayas a cocinar y según el tipo de cocción que quieras. Muy fácil.

Pones los huevos, pones el agua, tapas y das al botón para empezar. Cuando acaba el agua se apaga el piloto o emite un sonido (según el modelo) y ahí es donde está el paso importante para que puedas lograr los mejores huevos pasados por agua.

Nada más acabar la cocción (si los quieres muy cocidos para hacer huevos rellenos o para utilizar en ensaladas o picados en cremas de verduras te da un poco igual si se cocinan más, pero en el caso de los huevos pasados por agua es imprescindible este paso) tienes que sacarlos del aparato y ponerlos bajo el grifo con agua fría para cortar la cocción y poder pelar y/o abrir sin tardar mucho.

Es algo muy básico, ocupa poco en la cocina pero para mí es maravilloso tomar huevos pasados por agua sin trabajo, se cocinan mientras yo voy preparando el café y pelando algo de fruta y no tengo que fregar una sartén ni nada. IDEAL.

Cualquier modelo te sirve, el más básico y económico que he encontrado es el de la foto. Lo puedes encontrar en este enlace.

Si prefieres ver otros modelos más sofisticados, en estilo inox o más elegantes, echa un vistazo aquí a las opciones.

Y si quieres aprender las claves para preparar desayunos saludables, equilibrados, energéticos, que te ayuden con tu lucidez mental y la concentración y además tener recetas nuevas y deliciosas, ¡apúntate al taller de Desayunos Saludables! Tendrás acceso para siempre al taller + recetario de desayunos bajos en hidratos. ¡Ñam!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Charlamos?