El azúcar es una auténtica adicción, todos lo hemos experimentado. Resulta difícil desterrarlo de nuestra vida por lo expuestos que estamos por todas partes. En el supermercado, en la panadería, en las gasolineras, en los productos envasados supuestamente saludables con demasiada frecuencia, en nuestros planes y vida social… Pero aunque consigas tenerlo muy a raya, hay muchas personas que me dicen que lo que más les cuesta es ese azúcar que usan con el café del desayuno, el de después de comer o cualquiera. Así que hoy vengo a hablar de cómo dejar el azúcar del café.

Lo más perjudicial de tomar café en nuestro día a día no es el café en sí, sino cómo lo tomamos, con qué compañeros de taza lo preparamos. O sea, la leche y el azúcar, siendo más concreta.

Ya, a estas alturas de la vida, todos somos conscientes de la droga perjudicial que es el azúcar, pero está socialmente tan aceptado que resulta difícil cambiar el chip.

Además, lo tenemos muy instaurado en nuestras emociones como «premio«, como celebración o como algo que me merezco porque estoy pasando un momento emocional difícil. Como si fuera un autocuidado del alma, mientras que enveneno el cuerpo.

Quede claro que no estoy emitiendo juicio alguno, es más bien una observación amorosa de cómo nos relacionamos con nosotras mismas, nuestras emociones y la comida basura, especialmente el azúcar. En concreto, las mujeres.

Mientras vamos poniendo consciencia en nuestros hábitos del día a día y en la relación que tenemos con la comida, con nosotras mismas y con el autocuidado que nos otorgamos, te cuento un truquito para dejar el azúcar del café, ése que parece instaurado para siempre en tu día a día.

El truco es el siguiente: prueba la canela en tu café, si te gusta, claro, es un dulzor diferente pero delicioso.

Mis cafés del desayuno son con leche de almendras, de avellanas o de anacardos (sin azúcar añadido, importante).

Le hago espumita al calentar la leche con el pitorro de la cafetera, añado canela y a disfrutar.

Forma parte de mis desayunos de autocuidado máximo. Uno de mis momentos preferidos del día.

¿Te vienes a regalarte autocuidado diario con desayunos y demás comidas deliciosas que te ayudarán a perder peso si te hace falta, a recuperar energía, a deshincharte… al Programa Menús Saludables para 30 Días? Estarás tan enfocada en disfrutar de toda la comida deliciosa que preparamos que te olvidarás de lo que no estás comiendo o no debes comer. Así se hace mucho más sencillo, motivador, agradable y disfrutado. ¡No hay comparación! Echa un vistazo al programa aquí y únete a nosotras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Charlamos?